Allanamiento en juicio verbal

Allanamiento en juicio verbal

Directrices de la epo procedimiento oral videoconferencia

I.N. 2016-12-01.LIBRO MARCO GENERAL DEL PROCEDIMIENTO CIVILTÍTULO IPRINCIPIOS DE PROCEDIMIENTO APLICABLES A LOS PROCESOS PRIVADOS DE PREVENCIÓN Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS1. Para prevenir un posible litigio o resolver uno ya existente, las partes interesadas, de mutuo acuerdo, pueden optar por un proceso privado de prevención y resolución de litigios.Los principales procesos privados de prevención y resolución de litigios son la negociación entre las partes, y la mediación y el arbitraje, en los que las partes recurren a un tercero para que las asista. Las partes también pueden recurrir a cualquier otro proceso que les convenga y que consideren adecuado, independientemente de que se inspire en la negociación, la mediación o el arbitraje.Las partes deben considerar los procesos privados de prevención y resolución antes de remitir su conflicto a los tribunales.
2014, c. 1, a. 1.2. Las partes que entran en un proceso privado de prevención y resolución de conflictos lo hacen voluntariamente. Están obligadas a participar en el proceso de buena fe, a ser transparentes entre sí, incluso en lo que se refiere a la información que poseen, y a cooperar activamente en la búsqueda de una solución y, en su caso, en la elaboración y aplicación de un protocolo previo al juicio; también están obligadas a compartir los costes del proceso. Deben, al igual que cualquier tercero que les asista, velar por que todas las medidas que adopten sean proporcionadas, en términos de coste y tiempo, a la naturaleza y complejidad del litigio.Además, están obligados, en todas las medidas que adopten y en los acuerdos que celebren, a respetar los derechos humanos y las libertades y a respetar las demás normas de orden público.

Regla 115 epc

Re A. (Menores) (Sustracción: Consentimiento) [1992] 2 FLR 14; Orr v. Ford [1988-1989] 167 CLR 316; Re H. y otro (Menores) (Sustracción: Derechos de custodia) [1991] 3 All ER 230; Re H. y otros. (Menores) (Sustracción: Aceptación) [1998] AC 72, [1997] 2 WLR 563, [1997] 2 All ER 225, [1997] Fam Law 468; Re J. (Un menor) (Sustracción: Derechos de custodia), sub nom. C. v. S. (A Minor) (Abduction) [1990] 2 AC 562, [1990] 2 All ER 449, [1990] FLR 443, [1991] Fam Law 57; P. v. B. [1995] 1 ILRM 201; W. v. W. (Child Abduction: Acquiescence) [1993] 2 FLR 211; Re A.Z. (A Minor) (Abduction: Acquiescence) [1993] 1 FLR 682; Friedrich v. Friedrich, 78 F.3 d 1060 (6th Cir. 1996); Thomson v. Thomson [1994] 3 RCS 551; Hay v. O’Grady [1992] 1 IR 210; N.K. v. J.K. [1994] 3 IR 483; P.F. v. M.F., unrep, Supreme Court of Ireland, 13 de enero de 1993; P. v. B. [1995] 1 ILRM 201; C.K. v. C.K. [1994] 1 IR 260; R.J. v. M.R. [1994] 1 IR 271; Re C. (A Minor) (Abduction) [1989] 1 FLR 403; Re G. (A Minor) (Abduction) [1989] 2 FLR 475.

Opinión preliminar de la oposición de epo

El caso entre Somalia y Kenia se refiere a una disputa sobre la delimitación de la frontera marítima entre los dos estados costeros. Mientras que Kenia argumentó en su Dúplica de 2018 que la frontera marítima sigue una línea de latitud paralela que se extiende en dirección este, los representantes de Somalia argumentaron durante el alegato oral de Somalia que la frontera sigue la línea de equidistancia que se extiende en dirección sureste. Los dos enfoques dan lugar a resultados muy diferentes, como puede verse en este mapa publicado por la BBC:
La zona en disputa tiene una extensión de unos 160.000 km2 (casi tres veces mayor que toda la superficie marítima alemana) y se espera que sea rica en petróleo, gas y zonas de pesca. Aunque ambos Estados están deseosos de explotar estos valiosos recursos, Somalia ha declarado que no concederá ningún derecho de explotación de petróleo o gas hasta que el Tribunal se pronuncie.
En 2009, Kenia y Somalia firmaron un Memorando de Entendimiento (MdE) en el que se declaraba que la delimitación de la plataforma continental entre los dos estados costeros no estaba resuelta y que esto constituía una disputa marítima. En agosto de 2014, tras el fracaso de las negociaciones entre ambos Estados, Somalia interpuso una demanda ante la Corte Internacional de Justicia. En su solicitud, Somalia pidió a la Corte “que determine, sobre la base del derecho internacional, el curso completo de la frontera marítima única que divide todas las zonas marítimas pertenecientes a Somalia y a Kenia en el Océano Índico, incluida la plataforma continental más allá de las 200 [millas náuticas]”. El 7 de octubre de 2015, Kenia planteó objeciones preliminares a la jurisdicción de la Corte y a la admisibilidad de la demanda de Somalia. El Tribunal rechazó estas objeciones preliminares el 2 de febrero de 2017.

Citación a juicio oral epo

En un artículo titulado “Sobre el ejercicio de la jurisdicción coercitiva en los mares que rodean a las islas Senkaku”, publicado en el Vol. 3, número 1, de la Revista de Estudios Insulares, tuve la oportunidad de argumentar de manera incidental que no había ninguna justificación en el derecho internacional para la reclamación de soberanía de China sobre las islas Senkaku. Al hacerlo, señalé muy brevemente que China no había protestado contra la incorporación de las islas al territorio japonés sobre la base de una decisión del Gabinete de 1895 y que, de repente, empezó a reclamar su soberanía tres cuartos de siglo después, en la década de 1970. Entonces argumenté que esta protesta tardía no tenía ninguna importancia según el derecho internacional, y que la prolongada ausencia de protesta impide ahora a China reclamar la soberanía, basándose en el principio del estoppel.
En este documento intentaré desarrollar este argumento en términos del derecho internacional sobre la adquisición de títulos de propiedad de territorios en general, y luego discutir sus implicaciones para el problema de las islas Senkaku en particular[1]. En el proceso, examinaré una serie de cuestiones; en concreto, qué significado tiene la protesta en el derecho internacional, qué significado tiene la ausencia de protesta (es decir, el silencio), si el hecho de la posesión territorial tiene notoriedad, hasta qué punto debe conocerse un hecho para alcanzar la notoriedad, qué debe hacer el Estado poseedor para alcanzar la notoriedad y si los terceros Estados son responsables por no conocer el hecho.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad