Incumplimiento de sentencia firme

Incumplimiento de sentencia firme

El tribunal supremo dictamina

Presuntas Violaciones es el primer intento en medio siglo de llevar directamente a la CIJ una disputa relativa al cumplimiento de una de sus sentencias. Esto es menos sorprendente una vez que se comprueba que, en la sentencia de 1951 en el caso Haya de la Torre, la CIJ se negó a proporcionar una orientación significativa en relación con la aplicación de su sentencia de 1950 en materia de asilo, alegando que la aplicación de las sentencias debe basarse “únicamente en consideraciones de viabilidad o conveniencia política” y, por lo tanto, “no forma parte de la función judicial de la Corte”. Los casos de cumplimiento posteriores (analizados más adelante), aparte del caso sui generis de Pruebas Nucleares II, se “disfrazaron” de solicitudes de interpretación, más claramente en Avena y Temple.
Resulta interesante que Nicaragua solicite a la CIJ no sólo que rechace la objeción de que la cosa juzgada hace inútiles las sentencias de cumplimiento, sino también que afirme la “jurisdicción inherente” sobre las disputas de cumplimiento. Esta petición se debe a la mala redacción del artículo 61 del Pacto de Bogotá, que establece los efectos de las denuncias. El apartado 1 del artículo 61 establece que los Estados pueden denunciar el Pacto “con un preaviso de un año, al término del cual dejará de estar en vigor con respecto al Estado que lo denuncie”. Sin embargo, el apartado 2 del artículo 61 establece que “la denuncia no surtirá efecto respecto a los procedimientos pendientes iniciados antes de la transmisión de la notificación concreta”.

Incumplimiento de una orden judicial en sudáfrica

Nota: CLService of ProcessNota principal y conclusión:  Las cuestiones clave en este recurso fueron el debido cumplimiento de los plazos establecidos por el reglamento del tribunal, y el principio de la regla audi alteram partem (derecho a ser oído).
El tribunal examinó si el Tribunal de Apelación se equivocó al no tener en cuenta el incumplimiento por parte del quinto demandado del plazo establecido para la presentación del escrito de contestación. El tribunal observó que esto fue causado por la orden ambigua del Tribunal de Apelación y la confusión en el registro. Por lo tanto, este y otros motivos relacionados con las instrucciones de gestión del caso por parte del tribunal de apelación fueron desestimados.
El tribunal también examinó si la conclusión del tribunal de apelación de que se había violado el derecho del quinto demandado a ser oído era errónea. El tribunal confirmó la decisión del tribunal de apelación y sostuvo que carecía de jurisdicción para proceder contra una parte a la que no se le había notificado la fecha de la audiencia.
En aras de la claridad, es esencial exponer con detalle cronológico los hechos y las fechas de los acontecimientos, ya que la manzana de la discordia en este recurso es el debido cumplimiento de los plazos establecidos por las normas del tribunal y el principio de la regla audi alteram partem.

Cumplimiento de las sentencias definitivas del tribunal internacional de justicia desde 1987

En diciembre del año pasado, el Comité Directivo de Derechos Humanos del Consejo de Europa (CDDH) publicó un informe sobre el futuro a largo plazo del sistema del Convenio Europeo de Derechos Humanos (“el Convenio”). Hay dos retos que me llamaron especialmente la atención: en primer lugar, la prolongada no aplicación de una serie de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, en segundo lugar, los ataques directos a la autoridad del Tribunal.
Es difícil exagerar la extraordinaria contribución del Tribunal a la protección de los derechos humanos en Europa.    Esto ha sido reconocido en cada declaración de la conferencia de alto nivel a lo largo del proceso de reforma Interlaken-Izmir-Brighton-Bruselas. El hecho de que tantos europeos acudan al Tribunal de Estrasburgo en busca de reparación refleja el alto nivel de confianza que depositan en el sistema del Convenio. Sin embargo, los Estados deben asegurarse de que el sistema funcione.
Si bien el informe anual de 2015 del Comité de Ministros sobre la ejecución de las sentencias del Tribunal muestra que en 2015 se cerró un nuevo récord de casos, hay un aumento continuo de casos pendientes durante más de cinco años. En 2011 estos casos representaban el 20% del total de casos, mientras que a finales de 2015 esa cifra había aumentado al 55%. El número de casos “principales” pendientes, los que indican problemas estructurales, también ha aumentado considerablemente, pasando de 278 casos en 2011 a 685 en 2015.

Incumplimiento de una orden judicial en virtud del cpc

Este documento está disponible en dos formatos: esta página web (para navegar por el contenido) y PDF (comparable al formato del documento original). Para ver el PDF necesitará Acrobat Reader, que puede descargarse del sitio de Adobe. Para obtener una copia oficial firmada, póngase en contacto con el Grupo de Documentos Antimonopolio.
El demandante, Estados Unidos de América, presentó su demanda el 29 de agosto de 1996. El demandante y el demandado, por medio de sus respectivos abogados, han consentido la entrada de esta sentencia final sin juicio o adjudicación de cualquier cuestión de hecho o de derecho. Esta sentencia definitiva no constituirá una prueba en contra ni una admisión por ninguna de las partes de ninguna cuestión de hecho o de derecho. El demandado ha aceptado quedar obligado por las disposiciones de esta sentencia definitiva hasta su aprobación por el Tribunal.
POR LO TANTO, antes de tomar cualquier testimonio y sin juicio o adjudicación de cualquier cuestión de hecho o de derecho en este caso, y con el consentimiento de las partes, se ORDENA, SE JUZGA Y SE DECRETA lo siguiente.
Este Tribunal tiene jurisdicción sobre el objeto de esta acción y sobre cada una de las partes que consienten en ella. La demanda establece una reclamación sobre la que se puede conceder una reparación contra el demandado en virtud del artículo 1 de la Ley Sherman, 15 U.S.C. § 1.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad