Si me separo no tengo donde ir

Si me separo no tengo donde ir

Si me separo no tengo donde ir:

La frase, si me separo no tengo donde ir es una frase muy dura pues por un lado muestra un deseo de separarse pero con la limitación de sentir que no es viable por no tener donde ir.

En nuestro despacho de abogados tramitamos procesos de divorcio por 150 euros por cónyuge en toda España, puede acceder a toda la información en el siguiente enlace: Abogados divorcio express.

Es por ello que el problema no es el precio del proceso de divorcio, pues incluso existe la posibilidad de pedir abogado de oficio si cumple los requisitos establecidos al efecto y de esa manera el divorcio será gratuito en sus costes de abogado y procurador.

El gran problema es cómo desarrollar los proyectos de vida independientes después de la separación, pues a corto plazo como norma general todo proceso de separación supone un empobrecimiento para ambos, pues con la misma capacidad económica tendrán que satisfacer necesidades duplicadas, cada caso es diferente, pero el principal gasto a satisfacer es el de vivienda que en algunas familias supone un desembolso de hasta un tercio de los ingresos familiares.

Por ello la frase de “si me separo no tengo donde ir” hace referencia muy especialmente a la posibilidad de tener ingresos de manera independientes para cubrir tanto los gastos de vivienda y habitacionales como el resto de gastos de vida: Alimentación, suministros, transporte, vestuario e higiene, ocio... etc.

Me quiero separar pero no tengo donde ir

En las relaciones sentimentales, matrimonios y relaciones familiares en general ambos miembros de la pareja deben de tener vocación de independencia económica sin perjuicio de que exista un proyecto común.

Al respecto debemos de tener muy en cuenta los acuerdos que hayan sentado la base y desarrollo de la relación, el tiempo que ha durado la misma, la dedicación a la familia, edad… etc etc.

El hecho que usted se quiera separar es una necesidad que siempre puede materializarse, eso sí, hay que estudiar caso por caso pues en ocasiones procederá una pensión compensatoria en los casos en los que exista un desequilibrio económico relevante en relación a la situación que existía en el momento en el que se contrajo el matrimonio.

Si me separo no tengo donde ir
Me quiero separar pero no tengo dónde ir

No tengo dinero para divorciarme:

Como hemos dicho al principio, siempre es posible divorciarse con independencia de su capacidad y situación económica. Ya hemos indicado que aunque no tenga dinero siempre hay que estudiar la posibilidad de pedir abogado de oficio.

Incluso si no cumple con los requisitos económicos o por cualquier motivo prefiere contratar a un abogado de confianza privado, existe además del nuestro, un gran número de despachos con abogados excelentes que podrán asesorarles y tramitar en su caso el divorcio de una manera eficiente, profesional y económica.

Con nosotros las consultas son gratuitas pues consideramos que el punto inicial imprescindible para tomar una decisión acertada es estar bien asesorados y por ello el primer paso es que sepa sus derechos y obligaciones familiares y después es cuando estará en disposición de saber qué decisión quiere llevar a efecto.

Me quiero divorciar pero no tengo trabajo:

El trabajo es temporal y al igual que en algunos momentos se tiene trabajo, en otros se deja de tener. Con la inestabilidad laboral que tenemos en España la estabilidad laboral en las familias es un gran problema y preocupación. Cada familia será diferente y por ello deberemos de estudiarla de manera individual, pero el no tener trabajo no puede ser el motivo que impida que deje de compartir su vida con otra persona si así lo ha decidido.

Me quiero divorciar pero no tengo casa:

El hecho de compartir casa y pasar a divorciarse necesariamente supone que la separación de cuerpos nos haga tener que disponer de dos viviendas. Existen posibilidades que temporalmente pueden ser una buena opción como ir con amigos o familiares, pero lo correcto es que ambos puedan costear y satisfacer viviendas propias independientes, especialmente cuando existen niños, pero esto en ocasiones por desgracia no es posible.

Me quiero divorciar pero no lo hago por mis hijos:

Hay muchas personas que justifican la decisión de no divorciarse “por sus hijos”, pero en cambio hay familias que precisamente por tener hijos deben de tomar la decisión de separarse o divorciarse si la convivencia familiar es mala pues no será un buen ejemplo a seguir para los niños. Si lo que le ocurre es que se quiere divorciar pero no quiere hacerlo en aras de beneficiar a los niños debe de pensar si realmente esa decisión es la más beneficiosa para los niños.

Si me separo no tengo donde ir
Necesito separarme

Me quiero separar o divorciar, pero tengo miedo no se donde ir ni qué hacer.

 

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad