Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta

Separarse a los 40 puede ser un momento crítico por juntarse las dificultades del divorcio con la crisis de los 40, que puede parecer algo irreal, pero afecta a muchas personas y que en muchos casos esta relacionada con la decisión o necesidad de divorciarse o separarse.

Te contamos en este artículo lo que nadie te cuenta, lo que no se suele tratar de manera abierta, desde nuestra experiencia y modesta opinión.

Crisis de los 40 y separación:

Cuando confluyen la crisis de los 40 y la separación o el divorcio. ¿Qué fue antes la crisis de los 40 o la necesidad de separarse?

Cada caso será diferente, pero la crisis personal, emocional e incluso existencial que en ocasiones se produce en torno a los 40 años, hace a michas personas replantearse muchos aspectos de sus vida, entre otros, su matrimonio.

La mayoría de procesos de divorcio y separación se produce entre personas que tienen entre 40 y 49 años. ¿Es casualidad? No, a los 40 años se atraviesa por una fase de madurez en la que al igual que pasa en la adolescencia para pasar a la vida adulta, a los 40 algunas apersonas sienten que ya no son jóvenes y que avanzan hacia una vida muy diferente a la que han tenido y la que tal vez anhelan.

Si me separo no tengo donde ir. Esta es una frase que se repite en gran número de matrimonios en España.

Realmente no es así, pues la edad ya no es un impedimento, pero psicológicamente afecta influyendo en las separaciones y la crisis de los 40:

  • La inestabilidad económica.
  • El hecho de que la maternidad y paternidad cada vez sea más tardía.
  • El abusivo uso que en ocasiones se ejerce de las redes sociales, aplicaciones de contactos y entorno que en ocasiones nos influencia de manera que no potencia la estabilidad matrimonial.

¿Cómo es separarse a los 40 años?

Separarse a los 40 es diferente en función de las circunstancias y personalidad concreta de cada persona, pero existe una serie de factores relevantes a tener en cuenta:

En estos momento separarse a los 40 años suele suponer un gran reto en el plano económico, pues debido a la precariedad de los ingresos de muchas familias y el levado coste de vida, principalmente la vivienda, muchas familias que se separan a los 40 tienen grandes dificultades para poder cubrir sus necesidades familiares y personales por separado.

Es sencillo de explicar y entender. Si con suerte los dos cónyuges trabajan con sueldos de 1.200 euros, juntos podrían hacer frente al pago de la vivienda, de media unos 600 euros, y contar con una buena estabilidad económica que se traduce en buena calidad de vida familiar.

Si una familia se separa en la actualidad, por el mero hecho de tener que abonar dos viviendas, la capacidad económica se reduce al multiplicar los gastos. Si cada uno de los esposos tiene que hacer frente a una vivienda por importe de 600 euros, a cada uno de ellos le restará sólo 600 euros para pagar los restantes gastos.

Necesidades de los hijos, necesidades propias, alimentación, trasporte y desplazamiento, gastos de suministro, teléfono, préstamos personales, imprevistos… etc.

El mayor escoyo que suele existir en las separaciones a los 40, suele ser la dificultad de costear las vidas separadas e independientes y la conciliación laboral para poder atender a los hijos comunes.

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta
Separación a los 40

Separarse a los 50 lo que nadie te cuenta

Separarse a los 50 años viene a ser lo mismo que a los 40 , pero añadiendo unos años que en ocasiones las personas sientes que son claves para rehacer sus respectivas vidas.

Algunas personas sienten que necesitan divorciarse o separarse, pero al haber superado los 50 años, se ven mayores para rehacer sus vidas y por ello optan por mantener su matrimonio por el miedo a que la edad sea un condicionante que les impida desarrollar la vida que realmente desean.

Pues bien, la edad ya no es un impedimento real, sino que en todo caso es fruto de ideas preconcebidas y prejuicios. La actitud es mucho más impeditivo que la edad, los 50 años no es una edad mala para divorciarse, pues de hecho gran numero de personas se divorcian a esa edad, pues suelen contar con matrimonios de más de 10 años que ya están en muchos casos desgastados por no haber sabido mantener la intensidad o expectativas de la relación.

Separarse a los 47 años

No sabemos realmente el motivo, pero hemos detectado en nuestro despacho de abogados, de manera casual, pero muy llamativa, que muchas personas se divorcian o separan a los 47 años.

¿Es un número clave? ¿Es un momento especialmente crítico? ¿Es casualidad?

Nosotros consideramos más bien lo último, pues es una edad pasados los 40 y camino de los 50 en la que muchas personas, más incluso que a los 40, da la casualidad, al menso en nuestro despacho de abogados, que optan por poner fin a su matrimonio.

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta
Separarse a los 40 con hijos

Separarse a los 40 con hijos

Al separarse a los 40 años, muchos matrimonios y parejas tienen hijos menores de edad, lo que supone la responsabilidad de buscar prioritariamente lo mejor para los hijos comunes por encima del beneficio y/o interés individual de cada uno de los esposos. En una separación o divorcio con hijos, lo primero y principal, siempre será el bienestar de los menores.

Separarse a los 40 con hijos pequeños

Separarse a los 40 con hijos pequeños, no sólo requerirá la sensibilidad necesaria como para restar dramatismo a la visión de los niños, para que no sean afectados por la separación de sus progenitores.

Algunos padres con hijos menores a partir de los 40 se sienten mayores, a pesar de lo cual, no es real, pues la evolución familiar ha cambiado hasta el punto de que la separación, maternidad y paternidad no es cuestión de edad.

En una separación amistoso o contencioso se deberá de tramitar forzosamente en el Juzgado. No existe posibilidad de tramitar el proceso ante notario.

Separarse a los 40 con hijos mayores dependientes o independientes económicamente

Si los hijos son mayores de edad, se puede tramitar el proceso amistoso tanto en el notario como Juzgado. Eso sí, si los hijos mayores son dependientes económicamente, deberán de comparecer en la notaria para dar su consentimiento con las medidas que le afectan.

Separarse a los 40 con hijos mayores independientes económicamente supone que los padres no tienen ningún tupo de limitación ni restricción pues ya no existen derechos ni obligaciones en la ruptura derivada de la relación paterno filial.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad