Comprar piso pareja sin estar casados

Comprar piso pareja sin estar casados

Comprar piso en pareja sin estar casados

Comprar un piso en pareja sin estar casados es una opción perfectamente recomendable si se realiza con la conciencia de los derechos, obligaciones y responsabilidad que ello supone.

Hay que aclarar que una pareja que no esta casada evidentemente no tiene régimen económico matrimonial de manera que al comprar el piso conjuntamente cada uno de ellos tendrá un porcentaje de la propiedad en régimen de proindiviso.

¿Qué quiere decir esto? ¿Es bueno o malo comprar un piso en pareja sin estar casados?

No es ni bueno ni malo, es muy parecido a lo que ocurre con un matrimonio casado en régimen de separación de bienes. Las propiedades son indivisibles, de manera que cuando es de un sólo propietario aglutina el pleno dominio (100% de la propiedad) mientras que cuando es de dos o más personas, cada una de ellas tendrá un porcentaje de la misma (50% cada una o la proporción que corresponda).

Desde el punto de vista de nuestro despacho de abogados tanto comprar una vivienda en una pareja sin que exista matrimonio o un matrimonio en separación de bienes es la mejor opción, mejor que una vivienda común de un matrimonio en régimen de sociedad de gananciales.

Cunado una persona compra un porcentaje de propiedad tendrá un porcentaje de derechos, por ejemplo respecto de las rentas del alquiler, pero también de obligaciones, por ejemplo de pago de contribución municipal, comunidad, hipoteca… etc.

Comprar piso pareja sin estar casados
Comprarnos una casa en pareja

Comprar una casa con tu pareja sin estar casados

Comprar una casa con tu pareja sin estar casados supone una serie de derechos, obligaciones y responsabilidades:

  • Ambos como copropietarios en régimen de proindiviso tendrán derecho al uso de la vivienda.
  • Cada uno de los copropietarios podrán vender o hipotecar su porcentaje de propiedad.
  • Ambos tendrán derecho de uso indistinto no pudiendo impedir al otro el acceso al inmueble.
  • Ambos tendrán obligaciones de asumir los gastos inherentes a la casa y a percibir los beneficios, en proporción a su porcentaje. Para el caso de que exista un mayor pago o cobro de cantidades respecto el porcentaje de cada uno, existe la posibilidad de reclamación al respecto.

Derecho de uso de casa de pareja no casada:

El lo que es atinente al derecho de uso y disfrute de la casa común de una pareja no casada deberemos de tener en cuenta que cuando existan hijos comunes, no sólo tendrán derecho los miembros de la pareja sino además el niño, y en caso de separación, el el proceso judicial de guarda y custodia un juez podrá valorar para la atribución del derecho de uso qué progenitor se queda cuidando y atendiendo al hijo, o lo que es lo mismo, ostenta la guarda y custodia del mismo.

Al constituir domicilio familiar ninguno de los dos podrá echar al otro ni impedir su acceso en el inmueble.

Además no es determinante el porcentaje de propiedad de cada miembro de la pareja, pues no tienen un mayor derecho el que más porcentaje tiene pues ambos tienen derecho a usar la totalidad. No es que el copropietario mayoritario con un 90% tenga derecho al uso del salón, baño, cocina y habitaciones y el copropietario del 10% al trastero, pasillo, terraza… etc. No, ambos tienen derecho al uso de la totalidad de la vivienda común. Eso sí, para alquilarlo o disponer de la totalidad será necesario el consentimiento de ambos.

Comprar piso pareja sin estar casados
Casa hipotecada en pareja

Hipoteca pareja no casada

Una hipoteca es un préstamo con garantía hipotecaria de manera que en caso de impago, el banco o entidad financiera hipotecante tendrá preferencia de cobro de la deuda con el embargo del bien inmueble, piso o casa que esté garantizando el crédito.

Existen matrimonios y parejas que no están casadas con una propiedad común hipotecada, también hermanos, socios, amigos y todo tipo de interactuaciones, a pesar de lo cual, se debe de tener en cuenta que el banco no sólo cuenta con la garantía del bien hipotecado, en caso de impago y no cubrir la deuda podrá reclamársela tanto a los hipotecados como en caso de existir, los avalistas.

Hipoteca compartida sin estar casados

Cuando una hipoteca es concedida a una pareja sin estar casados, ambos serán los responsables del pago de manera indistinta, sin perjuicio de que en el caso de que alguno de los dos haya abonado alguna cantidad mayor a la de otro de deuda o percibido una cantidad mayor o menor de beneficios (frutos o rentas) se podrá solicitar el ajuste de cantidades con arreglo al porcentaje de propiedad. Por ejemplo, si uno de los dos es el que abona toda la hipoteca, cuando se venda la propiedad o extinga el condominio podrá solicitar la compensación con la mitad de las cantidades abonadas.

El banco no distinguirá entre el pago de uno o de otro, pues en caso de impago total así lo computará, mientras que en caso de impago parcial (por ejemplo que uno pague la mitad) el banco no considerará que el impago de la mitad de la letra le corresponde al otro, pues ambos deben de abonar el 100% de la letra sin perjuicio de que entre ellos si puedan existir cantidades a compensar.

Separación pareja no casada con hipoteca

En caso de que haya separación la situación se puede complicar pues la pareja no casada tendrá que seguir abonando la hipoteca por mitades (salvo que se acuerdo expresamente otra cantidad) y a diferencia que ocurre cuando la pareja está junta, al separarse el uso puede suponer un problema pues ambos tendrán un interés de residir en la vivienda común y que el otro se marche.

Compartir piso:

Cabe la posibilidad de compartir el uso y disfrute del piso pero es una mala solución a medio y largo plazo pues no soluciona de manera definitiva la situación. Puede ser una opción temporal si no existe otra opción por no poder costear dos viviendas independientes.

Atribución del uso a uno de los miembros de la pareja:

Una buena opción es que se quede residiendo en la vivienda uno de los miembros de la pareja después de la separación, pudiendo acordar, o no, una compensación económica en relación al miembro de la pareja que no disfrute del derecho de uso del inmueble.

Alquilar el piso:

Es una buena opción, si la relación es cordial entre la expareja puede ser positivo, pero para el caso de que la relación no sea buena será posponer para más adelante la decisión de vender o extinguir la propiedad y puede dar complicaciones derivadas de la toma de decisiones arrendatarias: Alquilarlo a un inquilino concreto, importe de renta, desahucio, obras y gastos de mantenimiento… etc.

Extinción de condominio:

Es una excelente opción, pues supone que uno compre el porcentaje de propiedad al otro. En este caso el impuesto de transmisiones está bonificado y es mucho más económico (en función de la Comunidad Autónoma ronda el 0,75%) y supone que se resuelve la copropiedad de manera definitiva y uno de los cónyuges se hace propietario de toda la vivienda y el otro puede disponer del dinero obtenido con la venta.

Venta del piso en el mercado inmobiliario:

Si ninguno de los copropietarios quieren o pueden comprar el porcentaje de propiedad del otra una muy buena opción es vender el inmueble para después repartir el dinero obtenido en la venta en la proporción oportuna que le corresponda a cada uno.

¿Se puede obtener un préstamo conjunto sin estar casado?

Si nos remontamos a un par de generaciones anteriores, la idea de comprar una casa como pareja no casada era sin duda un tabú social. En la sociedad actual, esos días ya han pasado, pero los supuestos de convivencia y matrimonio han perdurado en el derecho de propiedad.  Algunas personas consideran que se obtienen las mismas protecciones en casos de parejas de hecho y matrimonio; lamentablemente, esto no es así, como por ejemplo en lo que se refiere a la prestación por viudedad. Por lo tanto, si está pensando en comprar una propiedad, le recomendamos que entienda lo que estipula la ley.

No existe ningún impedimento al respecto, usted puede comprar perfectamente una propiedad con su pareja o con cualquier otra persona, eso sí, debe de ser conscientes de que usted no tendrá toda la propiedad sino un porcentaje de la misma y por ello tendrá limitaciones prácticas para disponer y disfrutar de la misma. Concurrirán derechos y obligaciones de ambos copropietarios que en caso de mantenerse armoniosos será muy positivo, pero en el caso e existir controversias, pude convertirse en un gran problema y preocupación.

Comprar piso pareja sin estar casados
Comparar piso en pareja

¿Comprar piso en pareja sin estar casados? Es una muy buena opción, pero siendo consciente de los derechos, obligaciones y consecuencias jurídicas que ello conlleva.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad