Escritura de capitulaciones matrimoniales

Escritura de capitulaciones matrimoniales

Estado civil comunidad jurídica

2.1. Describa los principios generales: ¿Qué bienes forman parte de la comunidad de bienes? ¿Qué bienes forman parte del patrimonio separado de los cónyuges? La llamada comunidad de ganancias acumuladas es el régimen económico matrimonial legal por defecto. Básicamente, corresponde a una separación de bienes. Ni los bienes del marido ni los de la mujer se convierten en bienes comunes de los cónyuges (artículo 1363, apartado 2 del BGB [Código Civil alemán]). Lo mismo se aplica a los bienes que un cónyuge adquiere después de la celebración del matrimonio. Sin embargo, cualquier aumento del patrimonio de los cónyuges que se produzca durante el transcurso del matrimonio se dividirá a partes iguales una vez que finalice este régimen económico matrimonial, en particular como resultado del divorcio o del fallecimiento de uno de los cónyuges. En general, los cónyuges no están sujetos a ninguna restricción de disposición de sus bienes y no serán responsables de las deudas del otro cónyuge (en relación con las restricciones de disposición, véase el punto 2.4; en relación con las condiciones de responsabilidad, véase el punto 2.5).
Existe una presunción (refutable) a favor de los acreedores según la cual determinados bienes pertenecen a uno de los cónyuges. Esto es especialmente pertinente en relación con la ejecución forzosa (véase el punto 2.6).

Matrimonio comunitario

La unión civil entre personas del mismo o distinto sexo en España tiene la particularidad de que NO existe una ley de parejas de hecho a nivel estatal. Así, la mayoría de las Comunidades Autónomas, también las que no tienen un derecho civil foral o especial propio, han regulado las parejas de hecho desde una perspectiva no estrictamente administrativa.
2.1. En España hay Comunidades que no tienen derecho civil foral o especial propio, como Valencia, Madrid, Asturias, Andalucía, Canarias, Extremadura, Cantabria y Murcia, pero que han regulado en leyes autonómicas para su región (comunidad autónoma) los efectos civiles del cese de la convivencia more uxorio:
– Ley 11/2001, de 19 de diciembre, de la Comunidad de MADRID, de la pareja de hecho. Esta ley contemplaba un régimen económico de convivencia en defecto de pacto (artículo 4.2) que ha sido declarado inconstitucional por la falta de competencia de esta Comunidad Autónoma en materia de legislación civil (Sentencia del Tribunal Constitucional nº 81/2013, de 11 de abril de 2013).

Vivienda conyugal

Esto no significa que tenga que acudir a un juez para decidir estas cuestiones. A menudo, las parejas pueden dividir sus bienes (y sus deudas) mediante un acuerdo. Pero cuando se divorcian, el juez tiene que firmar ese acuerdo. Hasta que eso ocurra, los bienes que obtuvisteis durante el matrimonio o la pareja de hecho os pertenecen a los dos, independientemente de quién los utilice o quién tenga el control de los mismos. Lo mismo ocurre con las deudas. Si las dividen entre ustedes sin una orden judicial (o sin que un juez firme su acuerdo), la deuda sigue perteneciendo a los dos y ambos son responsables de ella, incluso si los dos la dividen informalmente.
Los bienes gananciales son generalmente todo lo que los cónyuges o las parejas de hecho poseen juntos. Incluye todo lo que hayan comprado o conseguido mientras estaban casados o en una pareja de hecho -incluyendo las deudas- que no sea un regalo o una herencia.
Es posible que tenga más bienes gananciales de los que cree. Por ejemplo, puede que no sepa que si su cónyuge o pareja tiene un plan de pensiones, usted tiene derecho a parte del dinero de ese plan si se ganó durante su matrimonio o pareja de hecho. También es posible que tenga más deudas comunitarias de las que cree. Su cónyuge o pareja puede haber contraído una deuda a su nombre de la que usted no es consciente. Si la deuda se contrajo durante su matrimonio o pareja de hecho, también le pertenece a usted.

Regímenes matrimoniales

La institución del matrimonio está consagrada en el artículo 113 del Código Civil colombiano, que establece que “El matrimonio es un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen con el fin de vivir juntos, procrear y auxiliarse mutuamente. Este contrato sólo se perfecciona, cuando el consentimiento se expresa cumpliendo las solemnidades de ley, ante los funcionarios autorizados como los jueces de la república, los notarios y algunas autoridades religiosas establecidas en el decreto 354 de1998.
Es importante resaltar que al momento de la liquidación de la sociedad conyugal, los bienes que hacen parte de ella se repartirán y los que no, quedarán en cabeza del cónyuge que tenga la propiedad de los mismos.
La Unión Marital de Hecho es una institución diferente al matrimonio que tiene efectos personales y patrimoniales para los compañeros permanentes. Si una pareja, aunque no esté casada, forma una comunidad de vida permanente y única, por un periodo superior a 2 años se presumirá que existe una unión marital de hecho entre los compañeros permanentes.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad