Qué pasa cuando una mujer se divorcia

Qué pasa cuando una mujer se divorcia

Cuando una mujer se rompe con su proyecto pasado y retoma una nueva vida en la que suele retomar todo aquello que tal vez hubiera querido hacer en su pasado, pero que por un motivo u otro no llego a hacer o dejo apartado. Vida social, promocionar y mejorar en su trabajo, replantear el cuidado y educación de los hijos, viajar y hacer actividades sociales, cuidarse y dedicarse más a si misma.. etc.

No es algo muy diferente de lo que viene a hacer un hombre cuando se divorcia, pero tal vez la mujer suele buscar objetivos muy claros y empoderarse para llevar a la práctica aquello que realmente desea.

Cómo se siente una mujer divorciada

Una mujer divorciada al principio lo normal es que se sienta mal. El divorcio, no debemos engañarnos, no es algo bueno o un motivo de celebración. Se trata de un cambio de vida en el qeu dejas atrás un proyecto compartido junto a una pareja, empezando de cero otro diferente que está por definir y construir.

Primer suele existir una etapa de aceptación y otra de superación en las que en ocasiones no es fácil y supone un gran sufrimiento y esfuerzo.

Las mujeres suelen tener rutinas y objetivos muy definidos, por lo que un mujer divorciada puede sentir inestabilidad en el divorcio, pero lo normal es que en poco tiempo, normalmente es cuestión de meses, vuelve a vivir con intensidad una vida que le hace sentir bien, pues la va construyendo de nuevo conforme sus inquietudes y necesidades actuales.

Qué pensión le corresponde a una mujer separada

A una mujer no le corresponde una pensión por el mero hecho de estar separada. La pensión compensatoria corresponde en los casos en los que ha existido un gran desequilibrio económico debiendo de valorar una serie de elementos como son principalmente la dedicación a la familia y los años de matrimonio. Todo ello se regula en el artículo 97 del Código Civil.

Cálculo pensión compensatoria según sueldo

¿Cuáles son mis derechos si me separo de mi esposo?

Los derechos son iguales entre hombre y mujer sin ninguna distinción en el matrimonio y en la separación y el divorcio. Es indiferente el sexo y orientación sexual para determinar unos concretos derechos y obligaciones familiares.

Es por ello que a la pregunta de qué derechos tengo si me separo de mi esposo deberemos de dar contestación en los diferentes aspectos:

Derechos patrimoniales:

En el plano patrimonial le corresponderá a la mujer y el marido sus bienes propios y los bienes comunes en la proporción que corresponda para lo que será determinante tener en cuanta cuál es el régimen económico matrimonial.

Derechos y obligaciones respecto los hijos comunes:

Respecto de los hijos, madre y padre tendrán los mismos derechos. De hecho, desde 2013 la custodia compartida es preferente, pero a pesar de ello el régimen de custodia más frecuente es el de custodia materna.

Derecho de uso de la vivienda:

La vivienda familiar se atribuirá al progenitor custodio como norma general, o en su defecto al cónyuge más necesitado de protección en correlación a las demás circunstancias, teniendo muy especialmente en cuenta quien es el propietario del inmueble o a nombre de quien está el derecho de uso en precario o en régimen de alquiler.

Qué pasa cuando una mujer se divorcia
Qué pasa cuando una mujer se divorcia

¿Qué pasa cuando una mujer pide el divorcio?

Cuando una mujer le pide el divorcio a su cónyuge lo suele hacer de una manera definitiva. Siempre existen relaciones que rompen y vuelven de manera intermitente, creando una gran inestabilidad sentimental, pero lo normal es que cuando una mujer pide la separación o divorcio no esté «tirando un órdago» como se suele decir, sino que sea fruto de una reflexión y deliberación sopesada.

Tal vez los hombres tiendan a ser algo más impulsivos y las mujeres más reflexivas a dicho extremo.

No se puede generalizar, pero desde nuestro punto de vista y desde nuestra experiencia, las mujeres suelen tener más claras las decisiones matrimoniales y cuando han llegado a la conclusión de que quieren poner fin a su matrimonio, suelen ser consecuentes hasta el final.

¿Qué pasa si me voy de casa y dejo a mis hijos?

En las familias que se separan y tienen hijos comunes, la prioridad deben de ser los hijos. Es por ello que la decisión de marcharse de casa y dejar allí a los hijos con el otro progenitor no debe de tomarse como normal general.

Es cierto que puede ser una buena opción cuando la convivencia no sea saludable y la decisión de marcharse no suponga ningún perjuicio para los menores, sino todo lo contrario, en el sentido de que sigan correctamente atendidos por el otro progenitor y la cesación de la convivencia permita dejar de someter a la familia en su conjunto a tensión.

No existe abandono de hogar, por lo que ambos cónyuges son libres de residir donde consideren oportuno. Ahora bien, por corresponsabilidad parental, se deberá de coordinar adecuadamente los cuidados de los niños para que en ningún caso se produzcan desatenciones o situaciones en las que se expongan a peligros o vulnerabilidad infantil.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad