Llegar a un acuerdo antes del juicio

Llegar a un acuerdo antes del juicio

Llegar a un acuerdo antes del juicio

¿Es bueno llegar a un acuerdo antes del juicio o esperar a la sentencia?

En materia de familia al igual que en el resto de materias, nunca una resolución será tan satisfactoria para las partes como podría haberlo sido un acuerdo entre las partes.

En ocasiones exista una situación de abuso que no deja otra opción que acudir a proceso judicial, celebrar juicio y esperar a la sentencia. Pero siempre que exista una posibilidad de llegar a un acuerdo y siempre y cuando ese acuerdo pueda ser satisfactorio y gratificante para las partes, será conveniente potenciar la conciliación y mediación.

En lo que se refiere a derecho de familia, las partes no pueden considerarse contrarias o enemigos, pues forman parte de un unidad que se está separando o divorciando, pero que no debe de considerarse como contrapuesta pues una cosa es que en un momento concreto no sean capaces de llegar a un entendimiento y otra que el entendimiento no sea posible.

Llegar a un acuerdo antes del juicio
Llegar a un acuerdo

Acuerdo antes del juicio

Es frecuente la situación en la que las partes no han sido capaces de ponerse de acuerdo extrajudicialmente sin existir proceso judicial ni aún en el momento en el que existe proceso en trámite.

Pero es curioso y llamativo como en ocasiones la cercanía del juicio hace que las partes en partes estén nerviosas y en parte tengan la incertidumbre de perder el juicio y estén más predispuestas a llegar a un entendimiento.

Antes del juicio es paradójico pero no por ello deja de ser frecuente el hecho de que se consiga llegar a un acuerdo. Además, condiciona en muchos casos el acuerdo el hecho de que antes del juicio muchos jueces tengan la buena costumbre de recibir a ambos abogados para tratar de buscar un entendimiento, lo que en muchos casos se consigue.

Llegar a un acuerdo antes del juicio
Conseguir un acuerdo de divorcio

Ir a juicio o llegar a un acuerdo

Ir a juicio o llegar a un acuerdo es una disyuntiva que un muchos casos preocupa a las partes.

Existe la incertidumbre del pleito, la posibilidad de perderlo incluso con imposición de costas o incluso el miedo e intranquilidad de tener que celebrar un juicio desagradable en el que volver a revivir la situación de hecho que provoca el pleito.

Siempre será mejor el acuerdo en vez de un juicio que supondrá costes, plazos y gastos.

Un acuerdo en ocasiones puede considerarse injusto por ambas partes, pero suele ser la mejor opción, siempre y cuando no suponga una imposición injusta e improcedente.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad