Quitar custodia por enfermedad mental

Quitar custodia por enfermedad mental

Quitar custodia por enfermedad mental

¿Es posible quitar la custodia a un padre o madre por padecer una enfermedad mental? Evidentemente si es de tal entidad que afecta al cuidado de los hijos sí.

Las enfermedades mentales son muy complicadas y en ocasiones el mayor problema es la negación del progenitor que por desgracia padece la enfermedad mental que dificulta poder tratar la situación.

Cada trastorno de la personalidad o enfermedad mental es diferente, la gravedad de la misma también y también las circunstancias familiares, especialmente la edad y madurez de los hijos, pues no será lo mismo evidentemente en el caso de un bebé que en el caso de un hijo adolescente de 17 años.

De entre las enfermedades mentales  cabe destacar:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastorno de oposición desafiante.
  • Trastorno de la conducta y personalidad.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
  • Síndrome de Gilles de la Tourette.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Trastorno por estrés postraumático.

Lo más importante es tratar de tener el diagnostico lo antes posible y poder recibir ayuda profesional y tratamiento para paliar en todo lo posible las consecuencias de la enfermedad mental, pues de ello dependerá que el progenitor que por desgracia lo padece pueda estar capacitado para el mantenimiento de la guarda y custodia o derecho de visitas de los hijos comunes, o no.

Lo importante es el bienestar de los menores y tratar de unirse ambos progenitores para que esta situación no provoque conflictos y ser realistas y apoyarse en beneficio mutuo y especialmente de los niños.

En un divorcio con hijos, lo principal y más importante son los hijos y no los padres.

Quitar custodia por enfermedad mental
Custodia con problemas de salud mental

Pérdida de custodia por enfermedad mental

Más que hablar de quitar, es correcto de hablar de pérdida o suspensión de la custodia de los hijos comunes en el caso de que uno de los progenitores padezca una enfermedad mental.

Cada caso es diferente y lo que habrá que tratar es de mantener la relación de padre o madre con los hijos en todo lo posible siempre y cuando se pueda garantizar la correcta protección de los hijos que es la prioridad.

La pérdida o suspensión de la custodia por una enfermedad mental no tiene necesariamente que ser permanente, pues cabe la posibilidad de que se pueda mantener la estabilidad necesaria como para seguir cuidando a los menores, revisando periódicamente la situación y estando especialmente atento del desarrollo de la enfermedad y de la situación familiar.

De entre todas las situaciones, destacaremos una de ellas que es especialmente complicada y delicada en la siguiente publicación. Divorcio o separación con hijos y trastorno bipolar.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad