Puedo echar a mi marido de casa

Puedo echar a mi marido de casa

Puedo echar a mi marido de casa

En un matrimonio ninguno de los esposos puede echar al otro de la casa que constituya domicilio familiar sin consentimiento del marido o mujer o autorización judicial.

No puede echar a su marido de la casa si su marido no se quiere ir y ese domicilio se destina a vivienda conyugal al igual que su marido no la puede echar a usted sin su consentimiento. A la fuerza afortunadamente ninguno podrá echar al otro, pero será posible con la mediación cuando las partes lleguen a un acuerdo o en su defecto cuando se reciba una resolución que regule el derecho de uso, que en ocasiones podrá suponer que nuestro marido o mujer sea quien se tenga que ir, pero también si se le atribuye al otro que nosotros tengamos que hacerlo, o incluso una atribución por periodos de tiempo alternos, lo que complica en gran medida el procedimiento.

Hay que tener en cuenta cada caso conforme sus circunstancias particulares.

Puedo echar a mi marido de casa
Echar o sacar legalmente a mi cónyuge

Cómo puedo sacar a mi esposo de la casa legalmente

Para poder sacar a su esposo de la casa que constituya domicilio familiar por tanto será necesario que exista acuerdo al respecto, pues para el caso de que intente hacerlo a la fuerza (cambiando la cerradura o por medio de cualquier otra forma no consensuada) se estará arriesgando a recibir una denuncia en el ámbito penal por coacciones.

Lo correcto es que un matrimonio que ha decidid compartir sus vidas y convivir bajo el mismo techo no tengan que salir de manera apresurada y quedarse literalmente en la calle en el caso de que llegue la ruptura, lo correcto es que en caso de ruptura se pueda mediar para alcanzar un acuerdo justo.

En ocasiones la convivencia en un matrimonio mal avenido puede ser muy desagradable, pero por eso será tan importante contar con abogados expertos en derecho de familia para que traten de lograr una propuesta de convenio regulador de divorcio amistoso satisfactorio para ambos cónyuges y que pueda ayudar a que las partes superen la ruptura sin sometimientos no situaciones límite.

Puedo echar a mi marido de casa
Atribución del derecho de uso del domicilio familiar

Puedo echar a mi marido de casa si la casa es mía

El hecho de que la casa sea de su propiedad supone que en caso de proceso judicial se tenga en cuenta y a usted se le pueda atribuir el derecho de uso del domicilio.

A pesar de ello, en primer término, de existir hijos menores de edad, el derecho de uso se atribuirá al niño y al progenitor custodio, existiendo en estos momentos atribuciones conjuntas a ambos progenitores en custodias compartidas para que los niños se mantengan en el uso de la vivienda y los padres sean los que salen y entran del inmueble, aunque esto en casos de familias mal avenidas puede suponer un gran foco de conflictos y desavenencias. Se suele denominar coloquialmente “casa nido”.

Además de la regulación de los hijos y la propiedad del inmueble se tiene en cuenta las circunstancias de los cónyuges pues la tendencia es de atribuirlo al que esté en peor situación económica y por tanto le vaya a costar más poder procurarse otra solución habitacional.

Cómo sacar a mi marido de mi casa legalmente

Para sacar a su marido de su casa legalmente deberá de utilizar el diálogo y mediación por medio de la cual se entienda que la convivencia ha llegado a su fin y lo mejor es que cada uno resida en domicilios separados pues será más sano y evitara posibles roces.

En ocasiones los cónyuges que se separan, tanto marido como mujer, tratan de justificar que se debe de marchar de la casa el otro por entender que es lo justo. En este aspecto es precioso puntualizar que cuestiones como la culpa de la ruptura, posibles adicciones, infidelidades, mentiras, deslealtades… etc no suponen una cuestión a tener en cuenta que otorgue o nos pueda hacer perder el derecho de uso de la vivienda familiar.

Muchos matrimonios crean actitudes y pautas sobre las cuales van desarrollando sus pactos y acuerdos, pero existe una mala percepción inicial. Los cónyuges pueden vivir juntos pues es la vocación matrimonial, pero no tienen ni obligación de marcharse de la casa ni de quedarse, por ello existen casos de “tira y afloja” en los que en ocasiones ambos mantienen una convivencia insatisfactoria simplemente por reticencia a ceder en sus respectivas posturas.

Puedo echar a mi marido de casa
¿Puedo echar a mi marido o mujer de casa?

¿Puedo echar a mi marido o mujer a la fuerza? Afortunadamente no, se requiere consentimiento del otro cónyuge o en su defecto resolución judicial que así lo acuerde.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad