Como quitar la custodia compartida a un padre

Como quitar la custodia compartida a un padre

La manera de quitar la custodia compartida a un padre en resumen es acreditando que no está siendo positiva para nuestro hijo y proponiendo un modelo de custodia y proyecto familiar más beneficioso y garantista para el niño.

Utilizamos el lenguaje que se utiliza en la calle y con el que nos preguntan nuestros clientes, pero el término “quitar” denota posesión o propiedad, parece que nos quiten algo que es nuestro para dárselo a otro. El hijo no es de uno sólo de los padres sino de ambos progenitores. Es por ello que con ningún tipo de custodia un padre o madre gana y a otro le quitan al niño.

El hijo en cualquier tipo de custodia está con ambos progenitores, eso sí, con la organización familiar que considere oportuna y conveniente para el caso concreto para el niño. El modelo preferente en España desde 2013 para regular los procesos de familia con hijos menores es el de custodia compartida que con anterioridad era excepcional.

En España según las últimas estadísticas publicadas (año 2019), a pesar de ello, más de la mitad de las custodias (56%) han sido maternas, un poco más de un tercio custodia materna y un número mínimo (menos de un 5%) custodia paterna.

¿Cómo quitar a un padre o madre la custodia compartida? Mejor hay que enfocarlo.

¿En qué casos es beneficioso para los hijos cambiar la custodia compartida por la custodia materna?

En primer lugar habrá que detectar los motivos por los que un sistema de custodia pueda estar mejor o peor los niños y es lo que analizaremos a continuación.

Motivos para quitar la custodia de los hijos después del divorcio

Cada familia y cada divorcio o separación es diferente.  Por ello habrá que analizar de una manera objetiva, no desde el subjetivismo de cada progenitor que en ocasiones mezcla rencillas entre los progenitores, los motivos que pueden hacer necesario un cambio de custodia, como suelen decir a pie de calle pero insistimos que no es la mejor manera de describirlo, quitar la custodia, mejor dicho cambiarla conforme a las circunstancias familiares y principalmente las necesidades de los hijos:

En caso de maltrato:

Evidentemente en los casos de maltrato en la familia que perjudique a los hijos un cambio de regulación y guarda y custodia puede ser necesario para proteger adecuadamente a los hijos y evitar que de haberse producido tengan que presenciar o sufrir situaciones de maltrato.

En caso de que el progenitor no esté en condiciones para el cuidado del hijo:

Por ejemplo por adiciones a las drogas, problemas graves de salud que le impidan llevar a cabo los cuidados limitaciones importantes que desaconsejen que uno de los progenitores pueda desarrollar de manera normalizada la custodia de los hijos.

Cambio de circunstancias en general:

Por ejemplo el cambio de horario que impida que uno de los progenitores pueda seguir atendiendo a los hijos en los periodos en los que así se había acordad.

Graves conflictos entre progenitores:

Especialmente en los casos de custodia compartida se hace necesario un entendimiento y contacto entre los progenitores para desarrollar conjuntamente el día a día. En el caso de que existan graves conflictos entre los progenitores, esos  conflictos podrán repercutir y proyectarse en los hijos de manera que lo más razonable de ser posible, será un cambio de custodia.

Síndrome de alienación parental:

El síndrome de alienación parental es muy complicado de detectar, pero cada vez más informes psicosociales detectan influencia de uno de los progenitores en contra del otro para perjudicar la relación con el hijo común, de manera que de ser grave, se hace en muchos casos necesario el cambio de custodia.

Cambio de domicilio

La custodia compartida específicamente requiere que ambos progenitores residan en lugares cercanos entre sí y principalmente al centro escolar, pues de no ser así, es evidentemente que no será viable. Por poner un ejemplo entendible, si ambos residen en Madrid se podrá desarrollar la custodia compartida, de pasar a residir uno de ellos en Alicante, evidentemente la organización familiar cotidiana conjunta será imposible, básicamente para llevar cada día a los hijos al centro escolar.

Como quitar la custodia compartida a un padre

Cómo quitar la custodia paterna a un padre después de la separación

¿Cómo cambiar de custodia paterna para que deje de ostentarla el padre?

La custodia monoparental paterna es igual que cualquier otra, se debe de tener en cuenta que al establecerse en su momento  se consideró la mejor opción para el cuidado y atenciones de los niños.

Es por ello que en el caso de que la custodia en su día se haya atribuido al padre, habrá que analizar el motivo por el que se atribuyo, cómo ha sido el desarrollo familiar y si efectivamente sigue siendo la mejor opción de cuidado para los hijos.

Para quitar la custodia a un padre, teniendo en cuenta que se ha otorgado ya se en un proceso contencioso o en un proceso amistoso, habrá que solicitarlo de mutuo acuerdo (en ese caso los progenitores deciden) o por lo contencioso en un proceso de medicación de medidas que ante la duda se perderá.

¿Qué quiere decir esto? Que si se solicita quitar la custodia a un padre (al igual que en cualquier otro cambio de custodia) por lo contencioso, de no acreditarse que existe un cabio sustancial de las circunstancias, el juez no estimará el cambio de custodia, pues ante la duda tiende a la moderación y estabilidad del mantenimiento de la actual.

Como quitar la custodia compartida a un padre
Cambiar custodia

Cómo quitar la custodia materna a una madre después de la separación

¿Qué hacer para modificar la custodia materna y para que deje de ostentarla la madre?

De entrada intentar gestionarlo de mutuo acuerdo, para que en el caso que no sea posible, pedirlo judicialmente de manera que en ese caso el juez lo estimará si se acredita al igual que hemos dicho en el caso anterior, que es necesario y positivo para los hijos.

Tradicionalmente la custodia materna ha sido la mayoritaria y que una vez establecida era muy difícil de modificar. Aún existe la creencia de que una vez establecida la custodia materna no se puede modificar, pero no es así.

Todo se tiene en cuenta y actualmente lo que más se suele valorar es el informe psicosocial. En el caso por ejemplo de que se haya establecido una custodia materna en relación a una edad temprana de los hijos al tiempo de su establecimiento es perfectamente modificable para una custodia compartida de padre y madre en los casos en los que así se considere procedente y beneficioso para los niños.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad