Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre:

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre o padre se produce una de las situaciones más injustas, antinaturales y dolorosas que puede experimentar una persona. Cuando específicamente el hijo de quien no quiere saber nada es de su madre, por el especial vínculo maternal que sea crea por el nacimiento, la situación es especialmente hiriente.

Por la importancia que tiene habrá que individualizar la problemática que pueda existir detrás de cada caso y poner atención específicamente al origen del distanciamiento, la evolución y las posibilidades de reconducir la relación hacia la normalidad.

Enlace y acceso a la sección divorcio con hijos.

Cuando un hijo es pequeño no tienen la madurez suficiente como para decidir si quiere mantener un tipo de relación u otra con sus padres, salvo casos de progenitores con actitudes inadecuadas, las dificultades y problemas de relación de una madre y su niño son superables principalmente con dedicación precisamente de la madre que se siente excluida de la relación de su hijo o hija y cooperación del otro progenitor y demás familiares y allegados. Además, siempre será positiva la ayuda profesional de psicólogos y en su caso abogados que puedan ayudarnos en la cuestión psicológica y legal.

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre
Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre

Cuando un hijo adulto no quiere saber nada de su madre

Cuando un hijo es adulto y mantiene una relación hostil y no quiere saber nada de su madre tenemos un problema relacional entre dos adultos. En ocasiones el origen de la falta de relación o relación negativa de los hijos mayores de edad y las madres se deben a una rebeldía del hijo o de un condicionamiento.

En ambos casos el hijo ya es mayor de tomar sus propias decisiones y ya no está sometido a la patria potestad y guarda y custodia de sus padres sino que puede tomar sus propias decisiones y únicamente existirá una obligación de los padres a los hijos de mantenerles y procurarles aquello que necesitan.

En casos de rechazo absoluto de la relación entre un hijo y uno de sus progenitores, ya sea la madre o el padre, siempre y cuando el rechazo sea por parte del hijo y el padre o madre haya intentado tener relación y está situación se haya hecho permanente en el tiempo, cabe la posibilidad de instar un proceso judicial para dejar sin efecto la obligación de pago de alimentos.

Pero en este caso estamos asumiendo que hemos perdido la relación con nuestro hijo y queremos quitarle aquello que moralmente nos obliga a mantenerles pero por el rechazo que recibidos optamos por terminar nuestra relación patrimonial con los hijos habida cuenta de la previa perdida de relación paternofilial.

Cuando un hijo no quiere saber nada de su padre

Cuando un hijo, con quien no quiere tener relación es con su padre, se produce exactamente la misma situación que hemos relatado con la madre. No hay que realizar diferenciación alguna. Cada caso y cada sentimiento de paternidad y maternidad será individual y especial incomparable al de otros sin perjuicio a que existan cuestiones comunes a todos ellos. La maternidad supone un vínculo muy especial por el embarazo y alumbramiento, pero no hay que desmerecer ni comparar el sentimiento de padre.

Cunado un hijo no quiere saber nada de su padre se puede sentir tan mal como una madre. Hay familias de padre y madre por nacimiento, hay familias de dos padres y dos madres y padres gestación subrogada e inseminación y madres y padres por adopción.

El sentimiento de rechazo de un hijo a su padre o madre con independencia de todo lo demás sólo lo siente ese progenitor y debemos de tratar de evitarlo en todo cuanto nos sea posible y en caso de que exista lograr la mejora de la relación que en muchos casos tiene un origen peregrino ya sea por distanciamiento, malentendidos o el drama inherente a la infancia o adolescencia o divorcio traumáticos de los padres.

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre
Cuando un hijo no quiere saber nada de sus padres

Cuando un hijo no quiere saber nada de sus padres

Cuando el hijo no quiere saber nada de sus padres, en plural, el problema es aún mayor pues los padres son la referencia y apoyo de un hijo y si tiene mala relación con ambos se produce un gran drama familiar tanto para el hijo, que no debemos de olvidar que también sufrirá y se verá afectado por el distanciamiento como para los padres.

  • No hay que buscar culpables sino soluciones.
  • Tampoco deberemos de victimizarnos, pues tenemos herramientas para superar esta difícil situación, y victimizarnos no nos ayudará.
  • Hay que dedicarnos a mejorar las relaciones familiares en los pequeños y grandes actos que puedan estar influenciando en la perdida de relación: Dedicar más tiempo a los hijos, preocuparnos por sus inquietudes y problemas, darles su espació pero no ser permisivos (este equilibrio en ocasiones es muy complicado) y buscar ayuda externa de ser necesario como son psicólogos de familia.

Mi hija o hijo no quiere saber nada de mi

Esta es una de las frases más dolorosas que puede existir para una persona. Sólo quien es padre o madre puede sentir cómo es el vínculo especial entre padre o madre con hijo o hija, el rechazo puede ser un dolor paralizante que suponga el bloqueo emocional que impida que se puedan desarrollar las herramientas que potencien la mejora de relación.

Un hijo o hija infantil o adolescente puede cometer errores, pero los padres y madres deben de diferenciarse manteniendo una actitud cercana pero desde el punto de vista adulto.

Hemos presenciado disputas entre padres e hijos en las que la relación está tan deteriorada que ambos se comportan de manera inmadura, es lo que no hay que hacer, pues no por recibir un comportamiento inmaduro de nuestros hijos debemos de reaccionar de la misma manera pues lejos de ayunarnos probablemente nos distanciará más.

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre
Mi hijo me rechaza

No quiero saber nada de mi madre

Cuando un hijo o hija dice frases como “no quiero saber nada de mi madre” en muchos casos no verbaliza algo que quiere, sino que tal vez está en una fase de rebeldía y frustración en la que necesita exteriorizar algo que está inquietándole y que no sabe gestionar.

Todos hemos tenido una fase complicada en la infancia pero no por ello debemos de desesperarnos o pensar que nuestros hijos realmente sienten aquello que dicen, pues en muchos casos no es así. Si al recibir una frase tan dura como que nuestro hijo no quiera saber nada de padre o madre nos desmoronamos estaremos perdiendo la referencia de fortaleza y seguridad que necesitan ver nuestros hijos en nosotros.

Hay que mantenernos fuertes a pesar de los posibles ataques de nuestros hijos pues nos necesitan a pesar de las posibles enfrentamientos.

Cuando un hijo no quiere saber nada de su madre o padre qué hay que hacer, apoyarles y no soltarles a la deriva pues tal vez sea una llamada de atención de que nos necesitan por estar pasando un mal momento y no corresponderse lo que sienten por nosotros con lo que nos demuestran por sus palabras y hechos.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad