Salir del domicilio conyugal

Salir del domicilio conyugal

Salir del domicilio conyugal:

En una separación o divorcio uno de los principales focos de problemas y cuestiones a resolver es la salida del domicilio conyugal.

Salir del domicilio conyugal es un momento muy delicado para cualquier persona, pues después de haber formado una pareja y familia, el hecho de salir del domicilio conyugal puede percibirse como un fracaso y por supuesto que no es así.

No es algo positivo, es evidente, pues la intención de una pareja o matrimonio es que su relación se pueda mantener en el tiempo de manera estable y que sea para siempre. A pesar de ello, cuando no es posible y alguno de los esposos quiere o necesita optar por la separación es que aunque en su día era algo que no se quería y seguramente no se planteaba, ahora es lo que se quiere hacer, cesar en la convivencia y salir del domicilio de uso común, debiendo de acordar una serie de cuestiones:

  • Atribución del derecho de uso del domicilio conyugal.
  • Reparto de objetos, enseres y ajuar familiar.
  • Medidas respeto los hijos comunes, de existir.
  • Derecho de uso de los vehículos.
  • Establecimiento de pensión compensatoria, o no.
  • etc etc.
Salir del domicilio conyugal
Salir del domicilio conyugal

Salir del domicilio conyugal en una separación o divorcio:

¿Quién se queda en la casa durante la separación?

La decisión de mudarse es la segunda decisión difícil a la que se enfrenta cualquier persona después de solicitar el divorcio.  Por lo general, el hogar conyugal es el activo más valioso de la pareja que se divorcia, esta es una de las razones por las que las personas son reacias a mudarse por miedo a perder sus derechos de propiedad. Sin embargo, el abandono de hogar no afecta al interés de ninguno de los cónyuges en la casa, el abandono de hogar no existe en España.

Salir del domicilio conyugal o familiar en un momento de tensión además de ser perfectamente legal, puede ser lo más recomendable pues puede reportarnos dos beneficios muy positivos:

  • Evitar enfrentamientos.
  • Posibilitar una reconciliación al no haber llegado a un enfrentamiento innecesario.

Salir del domicilio conyugal.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad