Separarse con un bebé sin estar casados

Separarse con un bebé sin estar casados

Separarse con un bebé sin estar casados requerirá la tramitación de un proceso judicial denominado técnicamente guarda y custodia.

Este procedimiento podrá ser tanto de mutuo acuerdo con contencioso, siendo preferible el proceso amistoso pues reducirá tensiones y gastos de tiempo y dinero.

Además, una gran dificultad de una pareja que termina su relación sentimental y se dispone a establecer la regulación del presente y futura de su bebé es poder entender que aunque el bebé ahora sea pequeño existen muchos años en los que la educación y crianza de nuestro hijo se beneficiará del entendimiento de sus padres separados o por el contrario se perjudicará de una mala separación de sus progenitores.

¿Cómo separarse con un bebé recién nacido?

Cuando hay problemas de pareja y nade un bebé tendremos que saber gestionar la situación pues tiene una doble vertiente, por un lado la faceta de pareja sentimental y por otra la de padres.

Si usted está pensando en separarse y tiene con su pareja un bebé recién nacido habrá que hacer bien las cosas, pues una mala ruptura puede ser perjudicial para ambos progenitores y principalmente para el bebé, tanto en la infancia como en su madurez hasta persona adulta.

Mantener la calma y no perder el respeto es muy importante, pues en el momento en el que dos personas quieren separarse tienden a ser cortoplacista, pero por responsabilidad deberán de pensar en mínimo 18 años en adelante hasta que su bebé adquiera la mayoría de edad y más tiempo aún hasta que adquiera la independencia económica.

Por ello la relación de cordialidad entre los padres que se van a separar y tienen un bebé recién nacido es esencial.

Modelo convenio regulador custodia compartida parejas no casadas

Separación bebé lactante

Mientras que el bebé sea lactante lo razonable es que la madre pueda atender correctamente al bebé sin que la separación suponga ausencias maternas en la que un bebé lactante pueda pasarlo mal. Un bebé lactante necesita a su madre de manera que en una separación se deberá de establecer un derecho de visitas con el padre, pero muy limitado debido a las específicas necesidades del bebé.

Separarse con un bebé de 4 meses

A los cuatro meses el bebé sigue siendo muy pequeño por lo que se deberá de dotar de la mayor estabilidad posible, no siendo recomendable establecer un sistema de custodia con muchos cambios pues puede impedir que el bebé pueda desarrollar unos hábitos estables.

Separarse con un bebé de 6 meses

A partir de los seis meses del bebé lo más complicado ha pasado, pero sigue siendo un gran reto y responsabilidad pues los padres podrán empezar a aplicar mayor alternancia, pero con cautela, pues no debemos de olvidar que el derecho de visitas no sólo es un derecho de los padres, además del niño cuyo bienestar es la prioridad.

Separación con un bebé de 7 meses

A partir de los seis meses, un bebe va creciendo rápidamente por meses de manera que un bebé de 7 meses puede tener un cambio respecto del bebé cuando tenía seis, al igual que cuanto tenga ocho, nueve, diez meses… etc. Deberemos de estar al caso concreto y principalmente al grado de adaptación del bebé, pues lo importante no será cumplir una regulación a raja tabla, sino adaptarla a las necesidades del bebe lo cual es muy importante con un bebe de menso de un año.

Separarse con bebé 1 año

A partir del primer año ya se pueden ir adaptando rutinas y hábitos de cuidados del niño que se podrán asemejar a los definitivos en su infancia y adolescencia, pero reiteramos, no por tener un año ya es independiente ni hay que ser tan receloso que por el mero hecho de tener un año, no permitir que alguno de los progenitores pueda disfrutar del cuidado y compañía del bebé.

Hay que utilizar el sentido común en beneficio de los hijos.

Separarse con un niño de 3 años o más

Separarse con un niño de 3 años o más ya supone un cierto grado de independencia del menor al tener que estar escolarizado lo que permite establecer rutinas estables. Es perfectamente habitual que los niños vayan a la guardería más aún en familias en las que trabajan ambos progenitores, pero un niño de 3 años, 4 ó 5 ya tiene ciertos roles evolutivos que permitirán establecer regulaciones definitivas.

Separarse con un bebé sin estar casados
Separarse con un bebé sin estar casados

Custodia bebé padres no casados en España

La custodia de un bebé de padres no casados en España se debe de tramitar necesariamente en el Juzgado, pues no cabe la posibilidad de gestionarlo ante notario precisamente por el hecho de tener hijos menores. Si los hijos fueran mayores sí que se podría tramitar en en la Notaria.

Dicho esto, la custodia de un bebe de padres no casados se regula en la práctica de la misma manera que en familias casadas, pues en lo que se refiere a los niños se deben de regular las mismas cuestiones.

Un niño lactante o muy pequeño lo normal es que inicialmente esté cuidado principalmente por la madre, sin perjuicio de que posteriormente se vaya ampliando las visitas hasta incluso un régimen de custodia compartida.

Es imposible conocer cómo será el futuro desarrollo familiar y necesidades de nuestros hijos, pero debemos de establecer la regulación que consideremos que más le proteja y para el caso de que la evolución deje de ser la recomendable, tener predisposición a adaptarla primordialmente para buscar aquello que en cada momento pueda necesitar nuestro hijo.

Separarse con un bebé sin estar casados
Separarse con un bebé

Divorcio bebé pequeño recién nacido

El divorcio de un bebé pequeño recién nacido requiere previsión en los cuidados y la regulación, pues como hemos intentado decir en el presente artículo, no serán las mismas las necesidades de un bebé recién nacido que las de uno de un año o a partir de los tres.

Por ello será conveniente establecer un régimen progresivo que adapte la situación actual, tanto de edad como de cuidados previos del bebé, para poder establecer un régimen de menos a más que no sólo proteja al niño, sino que además permita que se relacione con ambos progenitores con la mayor amplitud posible para reformar ambas figuras, tanto la materna como para paterna.

A qué edad puede un bebé quedarse con su padre

No hay una edad concreta en la que un bebé pueda quedarse con su padre, pues en la práctica existen bebés recién nacidos que se quedan con su padre sin ningún problema por haberse organizado y adaptado de esa manera, caso en el que podrá establecerse de inmediato un régimen para que el bebé se quede con el padre.

A pesar de ello, lo normal es que por naturaleza el niño tenga cierto apego y dependencia de su madre y por tanto el régimen con el padre sea progresivo de manera que no se fuerce al niño a cumplir una regulación, sino que se adapte la regulación a las necesidades evolutivas del niño con naturalidad con predisposición positiva de ambos progenitores.

A tal efecto habrá que analizar caso por caso y por ello será conveniente mantener una cordialidad entre ambos padres y asesorarse con un abogado de su confianza, ya seamos nosotros o cualquier otro, pues en nuestro país contamos con excelentes letrados de familia.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad